• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7

 

  

Buscar.

 

 

“La nueva Ley de Protección del Mar Menor no salvará a la ‘laguna salada”

La Plataforma SOS Mar Menor, que integran Ecologistas en Acción, ANSE, Pacto por el Mar Menor, Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y Asociación de Pescadores del Mare Menor, considera una pérdida de oportunidad el texto que se ha aprobado hoy, por poco ambicioso y pone en duda su eficacia para proteger el ecosistema del Mar Menor.


COMUNICADO:
 
Ante la aprobación en la Asamblea Regional del texto definitivo de la Ley de Protección del Mar Menor, y con la información disponible en estos momentos, la Plataforma SOS Mar Menor advierte que esta norma no es lo suficientemente ambiciosa como para poder considerar que vaya a suponer una mejora considerable en el Mar Menor.
 
La plataforma critica que la mayoría de medidas no constituyen avances reales, y que quien sale claramente beneficiado es el sector agroindustrial, y no la laguna salada, como sería de esperar de una Ley con dicho título.
 
Entre las “trampas” detectadas, SOS Mar Menor considera las tres siguientes como más destacables:
 
Franja de 1.500m ficticia. Se ha producido una lucha mediática y parlamentaria sobre la idoneidad de una franja perimetral y su extensión. Inicialmente el Partido Popular estableció una banda de 500m sin fertilizar. Ahora se habla de 1.500m sin fertilizar, pero en realidad es una trampa, puesto que entre los 500m y 1.500m sí habrá fertilización y permanecerán la mayoría de los regadíos intensivos industriales actuales. Sólo cambiará el nombre de esos regadíos intensivos industriales, que pasan a denominarse “Agricultura Sostenible de Precisión”, término inventado por esta norma.
Una franja perimetral tiene todo el sentido si se trata de una barrera que retenga escorrentías, sedimentos y nutrientes para que no lleguen al Mar Menor. Para ello debe ser fuertemente renaturalizada, y descartar toda actividad que facilite escorrentías y genere nuevos aportes de nutrientes, como la ganadería intensiva y el regadío industrial, sin olvidar cambios en las zonas urbanizadas. Esa misma renaturalización debe comprometerse en el resto de la cuenca, y no sólo con la recuperación de cauces y otras superficies públicas.
 
Blanqueo de la agroindustria: ”Agricultura Sostenible de Precisión”.
Término de nueva invención, con el que se pretende modificar la percepción de consumidores, opinión pública y hasta de instancias Europeas y judiciales. Llaman así a la agroindustria del regadío superintensivo, que está muy lejos de ser sostenible, y sólo valoran que se use la mínima cantidad de agua y nutrientes, pero no hay elementos que certifiquen la sostenibilidad real. No hay ninguna medida de sostenibilidad encaminada a certificar que los nutrientes no salen del cultivo hacia el acuífero o hacia el Mar Menor, ni exigencia firme de reducción eficaz de escorrentías y establecimiento de barreras para sedimentos y nutrientes.
 
La mayor parte de los escasos aspectos positivos de la Ley se ven sorteados por medidas de escape. Por ejemplo:
Un aspecto en principio positivo es la intención de potenciar el cambio de modelo agrícola en todo el Campo de Cartagena. El problema es que el cambio irá hacia secano, agricultura ecológica y agricultura sostenible de precisión, con ayudas para fomentar esta última. La trampa es evidente: realmente se potencia la agricultura sostenible de precisión, cambiando el envoltorio sin cambiar el producto, es decir, blanqueando el modelo actual.
 
Respecto a otros sectores, como los puertos, el urbanismo, la industria, la minería y las infraestructuras, por los que la legislación pasa tímidamente, se da la misma circunstancia: titulares engañosos que se desmienten a lo largo del desarrollo de los artículos, ofreciendo vías de escape y matizaciones, que en la práctica suponen mantener el status quo y no cambiar nada sustancial. No hay, por ejemplo, ningún compromiso de reducción de puertos y embarcaciones en el Mar Menor, ni de superficies urbanas y urbanizables en todo el perímetro de la laguna.
 
Por todo ello, la plataforma considera que estamos ante una Ley insuficiente, y que se ha perdido por parte del Gobierno Regional del Partido Popular y Ciudadanos, pero también por parte del Partido Socialista, la oportunidad de mejorar un texto que sigue siendo ineficaz para proteger el Mar Menor, y que debería de haber pasado por un proceso de exposición pública, con dictamen de los órganos consultivos, como el Consejo Asesor Regional de Medio Ambiente y el Consejo Jurídico, entre otros.
 
Es más, la Ley que necesita el Mar Menor, debería haber venido también acompañada de un aumento significativo de la superficie protegida y renaturalizada entorno a los espacios protegidos actuales, a costa de la agricultura intensiva y de las superficies urbanizables, especialmente en la franja más cercana a la laguna.
 
SOS Mar Menor advierte que la escasa voluntad de vigilancia y control por parte del Gobierno Regional, y el retraso las medidas realmente necesarias y eficaces para detener el deterioro del Mar Menor, nos puede llevar a un estado crónico de degradación, que hará más complicado recuperar la laguna a un estado parecido al rico ecosistema que ha sido y que le valió el reconocimiento nacional e internacional con múltiples figuras de protección ambiental.
* Texto remitido en el que se respeta íntegramente contenido, redacción y ortografía, salvo en el titular y en la entradilla del artículo